Naturaleza

Apostado a 1040 metros de altitud, La Yesa, es un pueblo de interior rodeado de montañas y por tanto de parajes naturales de gran belleza.

Destacan en nuestro relieve la silueta de árboles monumentales como la Carrasca “Tumbada” o el “Pino de Sombrero”.
Rincones de gran valor natural como “El Carrascal”, que conforma un bosque de carrascas, muchas milenarias. Cuevas del Agua, Peña Rubias, Cueva Negra o el Ocino en Cuevarruz.

Enclaves naturales integrados en el entorno de las tres ermitas: San Juan, San Roque y San Sebastián, que permiten disfrutar del gran valor arquitectónico de estos edificios al tiempo que invitan a la reflexión y el descanso.

Frondosos pinares entre los que se puede descubrir espacios como Vallonquer, un lugar donde el agua brota de la montaña y cae en cascada para recorrer el camino que la llevará a abastecer al pueblo. O antiguos aljibes como el que encontramos en las partidas de las Pedrizas o de Los Prudencios que recogen la lluvia y sirven de fuente a pastores y ganado.

En la Sierra de La Yesa no sólo podrás respirar el aire más puro sino que también se puede disfrutar de formidables vistas panorámicas desde el Alto Negro, Alto de la Márgenes y el Castellar e incluso puedes ver el mar en el horizonte desde el pico de La Ceja.

De entre la rica flora, cabe destacar la gran variedad de setas como las de cardo, de chopo o el revollón, y plantas aromáticas como el romero y el tomillo. Junto a ellas convive la fauna propia de estas zonas de montaña, como el jabalí, el zorro, la liebre, el conejo de monte, la perdiz, la codorniz, , búhos o águilas de distintas especies.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30